Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Accesibilidad
Ir arriba

Arriba

“Hoy en día no podemos curar el glaucoma, pero sí frenarlo para que el paciente continúe sin síntomas el resto de su vida”

09/03/2020 · Noticia
Dra. Marta Pazos MD, PhD, especialista en glaucoma de l'Institut de la Màcula

12 de marzo: Día Mundial del Glaucoma

En el Institut de la Màcula nos sumamos a los días mundiales con el objetivo de divulgar conocimiento médico de calidad que ayude a concienciar a la sociedad sobre las enfermedades de la visión y contribuir con esta tarea a su prevención y diagnóstico precoz

El 12 de marzo se celebra el Día Mundial del Glaucoma por iniciativa de la Asociación Mundial del Glaucoma (World Glaucoma Association, WGA) y la Asociación Mundial de Pacientes con Glaucoma (World Glaucoma Patient Association, WGPA).

El glaucoma es la primera causa de ceguera irreversible y la previsión es que este año llegue a afectar a más de 100 millones de personas en todo el mundo por el envejecimiento progresivo de la población. Hay que estar muy alerta porque es una enfermedad que no presenta síntomas y porque los antecedentes familiares pueden multiplicar por 10 el riesgo de sufrirla. Nos lo explica la Dra. Marta Pazos MD, PhD, Oftalmóloga especialista en glaucoma del Institut de la Màcula y miembro de la American Glaucoma Society, la Association for Research in Vision and Ophthalmology y la Sociedad Española de Glaucoma.

Cuando hablamos de glaucoma, habitualmente destacamos que es muy importante hacerse revisiones periódicas a partir de los 40 años. ¿Mantendrías este mensaje como idea clave para este 2020?

Sí. Puede parecer mentira, pero aún hay gente que pierde la visión por culpa del glaucoma. En la mayoría de los casos, los pacientes que llegan a la clínica en una mala situación es porque han llegado tarde, porque no han realizado ninguna revisión previamente. El mayor problema que tiene la enfermedad es que no da síntomas: como el paciente no nota nada, no se visita y se diagnostica tarde.

Para evitar esto son necesarias las revisiones periódicas. Sobre todo las personas que tienen más riesgos. A partir de los 60 años, se debe realizar una revisión anual al oftalmólogo para detectar cualquier patología ocular, no solo el glaucoma.

Si se detecta la enfermedad a tiempo, ¿cómo se consigue mantener el nivel de visión lo más alto posible?

Hoy día no podemos curar el glaucoma, pero sí podemos frenarlo de manera que el paciente continúe sin síntomas el resto de su vida. Con el tratamiento, lo que hacemos es cambiar drásticamente la velocidad a la que avanzaría la enfermedad. Eso lo hacemos mediante el descenso de la presión del ojo, incluso en aquellos casos en los que la presión no es muy alta.

¿Qué relación tiene con la presión intraocular?

El glaucoma es una enfermedad del nervio óptico que normalmente es resultado de una presión más alta de la que este nervio puede aguantar. Pero no hay un número mágico a partir del cual se sufra glaucoma.

¿Qué personas tienen un mayor riesgo de sufrirla?

Hay tres grupos de personas con más riesgos: aquellas que tienen la presión intraocular alta, quienes tienen antecedentes familiares y las personas mayores. Los antecedentes son muy importantes: tener un familiar de primer grado con glaucoma puede multiplicar por 10 las posibilidades de sufrirlo.

¿En nuestro país es una enfermedad muy prevalente?

Se estima que al estado español hay 1 millón de personas enfermas. Pero el hecho más importante es que sólo lo saben la mitad de ellas.

¿Qué novedades hay en el diagnóstico precoz?

El diagnóstico precoz ha mejorado mucho en los últimos años, sobre todo en la detección mediante técnicas de imagen. Hoy en día podemos detectar el daño en el nervio óptico antes que este afecte a la visión.

También hay ciertos pacientes que tratamos antes de que se confirme la enfermedad porque el riesgo de sufrirla es muy alto. Por ejemplo, persona mayor, con padre con glaucoma severo y además con la presión alta, aunque todavía no tenga dañado el nervio óptico.

¿Cuáles son los nuevos horizontes terapéuticos para el glaucoma?

Ahora estamos en el “renacimiento del glaucoma”. Se abre un nuevo horizonte porque comienzan a desarrollarse muchas técnicas quirúrgicas de mínima invasión. También disponemos de novedades en el sistema de liberación de medicamentos: administraremos medicación y los pacientes no tendrán que aplicarse gotas en casa. Ahora somos más proactivos, vamos por delante de la enfermedad.

En función del grado de glaucoma que se sufra, ¿qué impacto tiene en el día a día de los pacientes?

El glaucoma afecta claramente a la calidad de vida de los pacientes por diversos motivos. En el caso de un glaucoma moderado pierden visión, sobre todo periférica. Con un glaucoma avanzado, la persona tiene una visión en túnel. En estos casos, los pacientes tienen dificultades para bajar escaleras, para ver a la gente que se les acerca por los lados y sufren más accidentes de tráfico y más facturas de fémur porque se caen más, etc.

En los casos de glaucoma no avanzados, pero que empiezan a tener una cierta entidad, son más asintomáticos: los pacientes notan menos cosas que puedan atribuir fácilmente a la visión. Tienen defectos de la visión periférica, pero no ven una mancha negra ni nada parecido. Hay zonas de campo visual en las cuales no ven bien, pero el cerebro los engaña llenando esta zona con información que proviene del lado o del otro ojo. Estas personas tienen un punto muerto a su campo visual, pero creen que son torpes y no lo atribuyen a la visión.

Glaucoma de ángulo abiertoGlaucoma de ángulo estrecho
Última modificación: 30 Julio, 2020 - 10:01